Reflexiones “cara al libro”…

Como a casi todos, la tecnología no me ha sido indiferente y he sucumbido a la necesitad de estar actualizado constantemente para no perder el tren del avance, que circula hacia un futuro más global e integrado. Tanto es así que ya no recuerdo lo que son los SMS, las agendas clásicas, anotaciones en libretas, nudos en los extremos de los cordones, anillos cambiados de sitio y un largo etcétera de costumbres que se han ido perdiendo  para dar paso a lo más tecnológicamente correcto.FB02

Ahora todo se mueve en torno a las redes sociales integradas de manera casi magistral en todos los dispositivos que utilizamos a diario, Smartphone, televisiones, portátiles, tabletas, e-books, etc.… algo que nos obliga a estar conectados continuamente, en cualquier parte del mundo, cosa que hace que seamos más virtuales y menos reales, me explico.

Seguro que nadie escapa al famoso “caralibro”, sólo algún pequeño reducto humano que se resiste a sucumbir a sus encantos.

Pues bien, es increíble… comenzamos por agregar a “amigos”, que forma más curiosa de llamar a aquellos que pasan a engrosar la larga o no tan larga lista de espectadores de tu vida,  virtual. Cuantos más tenemos, mas importantes somos o mas “Guays”, tremendo.

Lo más fuerte es que cuando borras a alguien se produce poco menos que una catástrofe, una especie de guerra fría, de cataclismo mental donde el cisma es evidente… es casi como perder a un ser “querido” que nos ha acompañado en los últimos eventos de nuestra vida, los cuales publicamos sin ningún miedo a perder la privacidad.

 

Primera conclusión: ¿Estamos locos?  Si no diriges ni un mísero mensaje ni una llamada a esa persona que tanto dices querer… porque te molesta que te elimine de su lista de espectadores, para esto ¿si que tenemos tiempo?

Nunca entenderé como podemos sentirnos ofendidos  porque otra persona decida gestionar sus espectadores de una forma u otra… es totalmente lícita y puede estar respondiendo a una estrategia vital o empresarial…

Una vez vamos engrosando la lista de amigos, empezamos a mostrar cómo somos, perdón, como nos gustaría ser de cara a la galería. Algo increíble nos transforma en súper humanos, súper buenas personas, súper creativos, súper… todo… ocultando nuestros defectos  y tratando de conseguir más “likes” que son como la aprobación popular de lo todo perfecto que eres y lo mega guay que puedes llegar a ser… (La putada es que no puedes poner “dislikes” si no esto sería una guerra civil, entre los amigos que borras y los dislikes seria la destrucción de la raza humana).FB01

Cuando ya hemos demostrado que tenemos muchos amigos y muchos likes, agregamos todo tipo de documentos ya sean escritos o gráficos de cómo nos gustaría ser, enseñanzas, lecciones de vida, hazañas, comilonas, lugares visitados, ubicaciones… fotos de nuestra parcela mas intima… y empezamos a perder el sentido del individuo privado para convertirte en un escaparate de feria … entonces trasladamos nuestro malhumor o disconformidad con las situaciones o lo que es peor con las personas mediante una especie de sentencias que son indirectas pero sin nombrar a nadie… automáticamente el mundo global llamado Facebook empieza a tomarse de forma personal esa indirecta… y se suceden cadenas de privados preguntando si van por ti… pero no al autor si no a los “amigos” del autor….imagínate que caos social… abandonamos el yo para convertirnos en un depredador de la información sobre ese hecho o indirecta.

Segunda conclusión: ¿Somos tan egocéntricos que nos creemos que todo lo que ponen nuestros “amigos” va por nosotros?, realmente ¿somos tan importantes?, ¿no te has planteado que ni siquiera se han acordado de ti en ese comentario o indirecta?

Y claro, tú te la has tomado a pecho… llegamos al ¿estamos locos o qué?.

Una vez nos creemos que podemos sembrar el “caralibro” de cualquier cosa con toda  impunidad , empezamos a criticar todo aquello que no hemos sido capaces de crear nosotros, aunque nos guste jodidamente. Es una contradicción en sí, un QUIERO Y NO PUEDO, una pataleta de niño rabioso porque no se le ha ocurrido a él… Seguidamente pasamos a la fase de imitación, si lo ha hecho “el guay” porque no voy a ser yo capaz de hacerlo, y más fotos y lecciones morales, logros cotidianos sin importancia que se convierten en verdaderas hazañas a los ojos del “caralibro”.

Momentos normales que queremos convertir en especiales y que nuestros amigos más complacientes o simplemente deseosos de hacerte la pelota añadirán un “like” y si el nivel de babeo es muy grande un comentario vacío de contenido tipo… Woowww, mola, e incluso algún emoticono de libre interpretación.

Incorporamos filosofía barata y vacía de contenido para remediar ese complejo de inferioridad que tenemos sobre otros y que luego no acompañamos de hechos que refuercen esa filosofía, hacemos lo contrario a lo que predicamos.

Tercera conclusión: Lejos de demostrar nuestras virtudes… demostramos nuestros defectos más profundos y estructurales de cara a un auditorio plagado de “amigos” que están deseando vernos tropezar para reírse.

Entramos a trapo con reflexiones, acciones, hechos que creemos deplorables por el hecho de no haberlos hecho nosotros antes, envidia, celos, ira, tiranía, malestar y un sinfín de acciones deleznables que nos hacen ser más miserables de cara al auditorio.

Unos aplauden con likes porque deben pagar tributo a la amistad mas falsa o convenida y otros sólo observamos sin manifestarnos descojonándonos por dentro de lo que ocurre en el “caralibro”.

FB03Al final hay miles de guerras ocultas, que nadie es capaz de resolverlas como antes, DESCOLGAR EL TELEFONO, LLAMAR, QUEDAR Y MIRANDO A LOS OJOS DECIR LO QUE SE PIENSA, sin esperar un like, sólo el dialogo y el persona a persona de la vida plena.

Criticamos destructivamente a las personas que sólo conocemos por facebook y lo peor es que ni se lo decimos a la persona en cuestión… destrucción y corrupción en el “caralibro”.

Cuarta conclusión: Si hacemos esto en nuestras vidas… ¿Qué esperamos de los políticos que nos gobiernan y criticamos cuando los hemos puesto nosotros donde están y no tenemos bemoles a quitarlos de ahí?

Solo encontré algo bueno en el “caralibro”:

No hay distancias para los separados, hay sinceridad para los verdaderos amigos, y puedes utilizar un perfil para vender tu idea o labor tratándola de forma profesional y dándole imagen corporativa y empresarial.  Pero hazlo sin desprestigiar a nadie ni el trabajo de los demás, el sol sale todos los días para todos… los dictadores y caudillos tienen los días contados.

Quinta conclusión:

Gestiona tu tiempo y perfil de “caralibro” para ser sincero, autentico y mostrar tu realidad tal y como es, sin malgastar energías en destruir al que no piensa como tú o no te dora la píldora.

TO BE CONTINUED…

Peer Gynt

Usuario anónimo.
Profesional en Comunicación Global.

Latest posts by Peer Gynt (see all)